Santuarios para Cetáceos

La cuestión de la rehabilitación a menudo surge en el contexto de poner fin al cautiverio de delfines y ballenas. A menudo se cree que los delfines y ballenas en cautiverio, en particular los nacidos en cautiverio, nunca podrán reintroducirse con éxito en su hábitat natural. Ric O’Barry ha sido pionero en la readaptación de los delfines en cautiverio y ha demostrado que es posible no solo que los delfines en cautiverio sobrevivan en la naturaleza, sino también prosperen, en las circunstancias adecuadas, según Dolphin Project.

No obstante, un santuario marino para cetáceos resulta ser muy costoso económicamente, pues los animales han de estar cuidados, vigilados, hacerles controles sanitarios y alimentarlos, a la vez que sufragar los gastos que requiere la compra de la alimentación, el mantenimiento de las instalaciones en sí y el sueldo de los trabajadores son algunos ejemplos de los gastos que conlleva el mantener operativo un santuario marino para cetáceos.

Tanto para David Perpiñán, veterinario y doctor en sanidad animal, naturalista de vocación y, desde el año 2017 productor audiovisual de vida salvaje, como para Albert López, el que fuera entrenador de la orca Ulises en Barcelona, no se muestran muy optimistas en lo que a los santuarios se refiere, debido al gran coste económico que ello conlleva. Cierto es que los gobiernos no están por la labor de invertir en este tipo de recintos y escasea el aporte de dinero desde el ámbito privado. 

Nosotros hemos querido saber más sobre este tema, así que nos pusimos manos a la obra recopilando diversa información al respecto. Así, pues, empecemos describiendo que es un santuario marino.

 

Un santuario marino es una porción delimitada del océano que está fuera del alcance de la industria, para la regeneración y saneamiento de ese ecosistema y de su biodiversidad.

  • Monterey Bay (California)
  • Papahanaumokuakea, (Hawai)
  • Lamlash Bay, (Escocia)
  • Mar de Ross (Océano austral)
  • Palau (Micronesia). Creado en 2021, es el más grande del mundo hasta la fecha. La extensión de su área es como la de toda España

 

Bahía de Monterey, California
Bahía de Monterey, California.

Los santuarios marinos para cetáceos son refugios marinos para estos animales y, su bienestar, está por encima de todo.

Según Delphinaria free Europe, la práctica de mostrar al público cetáceos cautivos ha ido experimentando una evolución. De felices payasos de circo en las décadas de 1950 y 1960, a embajadores ambientales serios en las décadas de 1980 y 1990, para seres inteligentes y miserables en la década de 2010, la imagen pública de los delfines de acuarios y parques temáticos y las ballenas han cambiado. Desde el estreno de los documentales The Cove en 2009 y 

Blackfish en 2013, el público ha visto cada vez más la práctica de mantener cautivos a los cetáceos en una luz negativa. Las orcas en particular ahora se ven profundamente sufriendo en cautiverio, lo que se refleja en el declive de visitantes e ingresos en acuarios y parques temáticos que exhiben esta especie.

Vídeo grabado por «Dolphin Project» en que se cree se ha filmado el supuesto intento de suicidio de Morgan en Loro Parque, Tenerife

En consecuencia, los santuarios marinos, destinados a albergar cetáceos cautivos retirados del mundo del espectáculo, ahora se están considerando como alternativas para estos animales. Un santuario para cualquier especie, que no debe confundirse con el hábitat natural (área protegida para las poblaciones en libertad) es un lugar de refugio donde los delfines y orcas pueden vivir en un entorno lo más cercano posible a su hábitat natural y permanecer protegidos y atendidos por cuidadores y veterinarios, donde su bienestar y autonomía, como individuos, es una prioridad. Dichos santuarios son, en esencia, instalaciones de retiro para estos animales.

Los santuarios de vida silvestre han existido durante muchos años para especies terrestres, incluidos elefantes, grandes felinos, osos y primates. Por lo tanto, el plan general para un santuario terrestre ha estado disponible y operativo durante décadas. Sin embargo, hasta principios de 2017 no existía ningún santuario junto al mar por la complejidad de su gestión. 

Los santuarios costeros han de ser áreas naturales (como bahías o calas), encerrados por redes, donde los cetáceos que han vivido en cautividad no pueden o no quieren regresar a una vida de plena independencia en la naturaleza. 

El informe ejecutivo de “Ocean care” subraya los beneficios de las Áreas Marinas Protegidas para la conservación de los cetáceos, incluyendo la importancia de elegir cuidadosamente dichos lugares para proteger realmente las especies y los hábitats. Sin embargo, dentro de Europa, los países han tenido diferentes enfoques para establecer Áreas Marinas Protegidas y los cetáceos a veces no están suficientemente protegidos incluso dentro de las áreas designadas para ellos.

Puedes ver los diferentes requisitos generales que debe cumplir un santuario costero para cetáceos y otros aspectos a tener en cuenta.

Proyectos de santuarios para cetáceos en el mundo

Santuario Cetáceos Canadá

Whale Sanctuary Project

Santuario destinado a satisfacer las necesidades de cetáceos de agua fría como orcas y belugas. Dicho santuario se fundó en mayo de 2016, pero no ha sido hasta marzo del 2021 que se eligió la ubicación definitiva del mismo; en Port Hilford, desde Rocky Point hasta la isla Barachois en Nueva Escocia (Canadá).

Santuario de belugas Islandia

Islandia (SEA LIFE TRUST Beluga Whale Sanctuary)

En junio de 2019, SEA LIFE Trust, con la ayuda del gigante mundial del entretenimiento Merlin Entertainments, transfirió dos ballenas beluga de Changfeng Ocean World en Shanghai, China, a Heimaey, Islandia. Aquí, en asociación con Whale and Dolphin Conservation, ha creado un santuario para estas belugas y otras muchas que puedan provenir de otras instalaciones de alrededor del mundo.

Santuario Delfines EEUU

National Aquarium’s Dolphin Sanctuary

Es el primer santuario de delfines de América del Norte. El Acuario Nacional de Baltimore, Maryland, EE. UU., anunció en 2016 que cerraría la exhibición y trasladaría a los delfines a un santuario junto al mar en un futuro cercano. Fue en el 2020 cuando se puso en marcha la creación del santuario, con el objetivo de mudar a los delfines a principios del 2023.

Santuario Aegean, Grecia

Aegean Marine Life Sanctuary

Santuario para delfines en la isla de Lupsi (Grecia). Operativo desde mayo del 2020. A este santuario fueron destinados los delfines ubicados en el Aquarama del zoo de Barcelona.

Santuario Pelagos, Italia

Santuario de Pelagos para mamíferos marinos

Este Santuario en el Mediterráneo es un área marina protegida especial que se extiende alrededor de 90.000 km2 (casi tan grande como Portugal) en el noroeste del Mar Mediterráneo entre Italia, Francia y la Isla de Cerdeña, que abarca Córcega y el Archipiélago Toscano. Fue creado en el 2003 por Francia, Italia y Mónaco para ser un lugar donde ballenas, delfines y cachalotes puedan vivir en paz. La presencia de seres humanos es restringida, excepto por investigadores acústicos o fotógrafos con autorizaciones especiales que rastrean a los grandes mamíferos marinos para estudiarlos e identificar formas de protegerlos mejor.

Santuario cetáceos de Tenerife

Mencionamos por estar en España el Santuario para ballenas en Tenerife

Este es el primer Lugar Patrimonio de Ballenas de toda Europa y el tercero en todo el mundo, después de Hervey Bay, Australia y The Bluff, Sudáfrica, según reconoce la observación responsable y sostenible de delfines y ballenas. Aunque se les denomina santuarios porque son zonas de océano protegidas, no responden a la definición de santuarios para cetáceos, pues si bien ballenas, delfines, calderones o ballenas piloto, marsopas, cachalotes… gozan a sus anchas en estas zonas con la máxima protección ambiental posible, no están lejos de la actividad y/o presencia humana, pues en estos “santuarios” operan diversas empresas de whale watching.

Santuario Dolphin Project Umah Lumba (Bali)

Santuario Uma Lumba, Bali

Este santuario es para la rehabilitación, liberación y retiro de delfines. En este santuario se les estabiliza y se les devuelve la salud. También se les evalúa por si son aptos para su liberación. En este último caso se les pasaría a Lumba Lumba.

Santuario Dolphin Project Lumba Lumba (Java)

Santuario Lumba Lumba, Java

Santuario para la rehabilitación y liberación de los delfines provenientes de Uma Lumba.

¿Qué condiciones debe tener un verdadero santuario?

Tal como afirma Dolphin Project, un verdadero santuario debería cumplir los siguientes requisitos:

  • Un verdadero santuario de delfines es un lugar donde los delfines no liberables que fueron explotados por la industria de los delfinarios pueden vivir sus vidas con paz y dignidad.
  • Es un lugar donde se satisfacen las necesidades de los delfines sin ataduras.
  • No hay espectáculos de delfines ni programas de interacción.
  • Los delfines reciben comida sin tener que realizar ningún comportamiento entrenado.
  • No se ofrecen fotografías comerciales a los visitantes.
  • Los delfines viven en un corral marino o en un recinto marino flotante lejos de las multitudes, el tráfico y el ruido humano.
  • Se hace todo lo posible para que la vida de los delfines sea lo más natural e independiente posible.
  • Los delfines reciben la comida y la atención médica que necesitan.
  • Siempre que sea posible, se introducen peces vivos en el corral marino.
  • Los delfines en un verdadero santuario se identifican correctamente como víctimas, en lugar de embajadores.
  • No se permite que los visitantes toquen o manipulen a los delfines.
  • Un verdadero santuario pone a disposición del público material educativo sobre los errores de capturar, confinar, criar y explotar delfines en espectáculos y diversos programas de interacción.
  • Un verdadero santuario tiene una política fundamental de oponerse al uso de delfines como atracciones turísticas que buscan entretener.
  • Un verdadero santuario puede permitir a los visitantes educarlos sobre las razones por las cuales los delfines no pertenecen al cautiverio.
  • Un verdadero santuario reconoce que los delfines pertenecen a la naturaleza, salvajes y libres.
  • Un verdadero santuario es para los delfines que no pueden ser devueltos a la naturaleza de manera segura.
  • Un verdadero santuario nunca les dice a los visitantes que los delfines son libres de irse cuando quieran, ya que esto ignora el hecho de que los delfines no liberables dependen de sus cuidadores para sobrevivir.
  • La cría en cautividad no está permitida en un verdadero santuario. No hay razón para que un delfín nazca en cautiverio.
  • Un verdadero santuario no acepta donaciones de la industria del cautiverio o la industria del atún.
  • Con suerte, el público saldrá del santuario con suficiente conocimiento para decirles a otros que no compren un boleto para un espectáculo de delfines o un programa de nado con delfines en cautiverio.
  • Un verdadero santuario limitará el acceso de visitantes para que los delfines puedan vivir en paz.
  • Un verdadero santuario tendrá reglas claras sobre el comportamiento apropiado de los visitantes, de modo que la comodidad y seguridad de los animales siga siendo la máxima prioridad. Un verdadero santuario reconoce que los visitantes son invitados, pero los animales son los residentes. Merecen dignidad y respeto en su hogar.
Publicado en Uncategorized.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.