Matanzas de delfines

 

Aunque parezca mentira y muchos nos echemos aún las manos a la cabeza, en pleno siglo XXI siguen existiendo atrocidades como las matanzas indiscriminadas e inhumanas de delfines, ballenas y otros cetáceos.

A lo largo y ancho de nuestro planeta hay varias localizaciones donde estos asesinatos despiadados se llevan a cabo.

Matanzas de delfines en Taijí

Según informa La Vanguardia, cada año, desde el mes de septiembre hasta el mes de abril, el gobierno japonés permite la caza de delfines en Taijí, costa del distrito de Higashimuro. El Estado Nipón autoriza anualmente a los pescadores de esta localidad japonesa la capacidad de cazar una cuota de 1.749 delfines, incluidas 101 ballenas piloto de aletas cortas. A lo largo del 2019 se han asesinado 556 delfines en esta bahía y otros 241 cetáceos pertenecientes a otras especies.

Matanzas delfines en Taijí

Esta cacería, además de estar autorizada por el gobierno Nipón, está considerada parte de la cultura popular del país y bien vista por las autoridades niponas porque “ayuda” a la economía de esta zona pesquera.

La técnica de caza que se utiliza en esta cacería consiste en asustar a las manadas de delfines en alta mar con muros de sonido para desorientarlos y perseguirlos con varias embarcaciones para conducirlos y arrinconarlos en la estrecha bahía. Una vez allí, los cazadores cercan el lugar con redes para evitar que los animales escapen y son sacrificados de forma masiva y brutal, dejando extensas manchas de sangre en el agua al golpearles con barras metálicas entre las dos primeras vértebras cervicales. Esta técnica es la del descabello para luego descuartizarlos y vender su carne. Otros, en cambio, se mantienen con vida para su venta a particulares, parques zoológicos, delfinarios y parques acuáticos. Adiestradores de todo el mundo se acercan al lugar para seleccionar a aquellos delfines que serán confinados por el resto de sus vidas en piscinas o tanques de hormigón, separados de sus familias y obligados a trabajar para conseguir su sustento alimentario.

La carne del delfín es comercializada pese a que la OMS (Organización Mundial para la Salud) no recomienda la ingesta de ésta por ser altamente tóxica en mercurio.

Matanza de delfines en Taijí

Se calcula que al año se cazan en Japón 20.000 delfines, de los cuales 2.000 son asesinados en Taijí.

La tradición de cazar delfines en Taijí se ha convertido desde hace años en un motivo de denuncia por parte de organizaciones conservacionistas, que reiteran la brutalidad de las matanzas y capturas, como se denunciaba en la famosa película documental The Cove (2009, dirigida por Louie Psihoyos).

A continuación os dejamos el trailer de dicha película documental.

Matanzas de delfines en Islas Feroe

El ritual centenario, como algunos lo llaman, mientras que otros le llamamos “matanza cruel y despiadada”, se celebra cada año en la bahía de Torshavn, la capital de las Islas Feroe, un archipiélago independiente que pertenece al Reino de Dinamarca. 

La matanza tiene lugar en el mes de mayo cuando el calderón de aleta larga (Globicephala melas) entre otras especies migran hacia el norte antes que llegue el verano. Dicha masacre tiene como finalidad comercializar su carne.

La caza de cetáceos está regulada por la legislación de las Islas Feroe, incluyendo los métodos utilizados para su muerte. Desde las islas, defienden esta práctica alegando que forma parte de su sustento.

Matanzas calderones Islas Feroe

Para poder capturar a los animales primero se les empuja hacia la costa desde los barcos para después clavarles unos arpones en el cuello y romperles así la espina dorsal. Tras su muerte, los cuerpos son arrastrados a la orilla utilizando anzuelos que se clavan en su carne.

Matanzas de delfines Islas Feroe

Matanzas de delfines en Francia

A lo largo de la costa de Francia se cazan por bycatch (captura accidental de especies que no son el objetivo principal de un proceso de pesca) a más de 10.000 delfines atrapados en las redes de arrastre tiradas por dos barcos emparejados; las redes van extendidas entre estos dos barcos arrastreros. Alerta porque son más delfines asesinados que los que se cazan en las danesas islas Feroe (unos 900 calderones) y en la bahía japonesa de Taijí (entre 1000 y 2000 delfines).

Se han observado desde el año 2016 un aumento considerable de delfines muertos en la costa francesa, donde muchos de ellos llevan rastros que sugieren que fueron capturados por artes de pesca.

En el informe ejecutivo de “Ocean Care” recoge que las capturas accidentales se destacan como una amenaza extremadamente grave, con miles de cetáceos que mueren en las redes de pesca legales e ilegales en todas las aguas europeas cada año. Las actividades destinadas a reducir o poner fin a las capturas accidentales no están plenamente desarrolladas o aplicadas en toda Europa.

Es necesario seguir de cerca los consejos del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM; ICES en inglés) sobre cierres de pesquerías y el uso de dispositivos acústicos de disuasión para intentar reducir las capturas accidentales de las poblaciones que están en especial riesgo. El término “aguas europeas” se utiliza en este informe para incluir los territorios marinos tanto de los Estados que pertenecen a la Unión Europea como de las naciones europeas que no pertenecen a la Unión Europea. 

Queremos resaltar el caso de la marsopa común (Phocoena phocoena) en el mar Báltico. Es de urgencia que se controle la captura accidental y que se tomen inmediatamente medidas coordinadas para acabar con dichas capturas accidentales.. El atrapamiento de los cetáceos en las redes es también un problema importante de bienestar, ya que, por ejemplo, algunos de los cetáceos más grandes, son susceptibles de arrastrar con ellos los aparejos de pesca y luego sufrir una muerte lenta y dolorosa. Son prioridades máximas la eliminación de las redes fantasma y la prevención de la pesca ilegal con redes de deriva.

Matanzas delfines Francia

Matanzas de delfines en Islas Salomón

Durante siglos los delfines han sido cazados de forma tradicional usando herramientas simples tales como canoas o piedras, con las que se golpea la superficie del agua para acorralar a los delfines en una cala de manglares próxima. Los delfines son cargados en las canoas y llevados a la playa de la aldea donde son puestos en fila, decapitados y la carne compartida entre la comunidad. Acude casi todo el poblado y no se desperdicia nada del animal, tampoco sus dientes que son utilizados en las ceremonias nupciales y, tiempo atrás, se llegaron a usar como moneda.

Las cazas de delfines en las islas Solomon tienen lugar típicamente entre enero y abril, cuando los mares están calmados. 

En el 2010, la localidad de Fanalei y la organización Earth Island Institute firmaron un convenio para financiar proyectos de desarrollo a cambio de acabar con la matanza de delfines. En el año 2012 se rompe dicho acuerdo porque la organización sólo dio 700.000 dólares de los 2,4 millones prometidos a lo largo de un período de dos años, según la versión de los habitantes de la zona, tal y como explica el portal de noticias «Salomon Times».

En el año 2013, un grupo de las islas anunció que salvarían a los delfines dejándolos vivir para así venderlos a parques acuáticos de china, oriente medio y el caribe, pues obtendrían 150.000 dólares por delfín vendido, según la organización y no es de extrañar que haya un grupo internacional de traficantes de animales detrás de esta patraña.

Matanzas de delfines en Islas Salomon

Las cuotas anuales entre 1976 y 2013 de delfines asesinados se sitúan en una media de 850 delfines al año. Desde que el Dolphin Project empezó su campaña a tiempo completo en 2015 en Fanalei, las matanzas han disminuido a un promedio de 247 delfines en cuatro años.

Las escuelas sirven como lugar de encuentro para toda la comunidad, junto con un campamento para que el equipo lleve a cabo seminarios sobre conservación marina. En 2018 Dolphin Project construyó un campamento base permanente en Fanalei que permite a la organización trabajar con la comunidad para desarrollar alternativas económicas sostenibles a la caza de delfines y reforzar la protección marina en el área.

Matanzas de delfines en Perú

En 1960 se tiene constancia de informes en los que aparecen delfines y marsopas enmallados en las redes de pesca y posteriormente vendidos para el consumo humano. A partir de 1980 la venta de la carne de al menos 4 especies de delfín aumenta en la población peruana; ellos son el delfin oscuro (Lagenorhyncus obscurus), el delfín común (Delphinus delphis), el delfín mular (Tursiops truncatus) y el calderón de aleta corta (Globicephala macrorhyncus).

Se sabe también que los pescadores artesanales utilizan la carne de delfín como carnaza para la pesca de tiburones.

Matanzas delfines Perú
Matanzas delfines Perú

Alrededor de 15.000 delfines mueren al año en Perú en manos de estos pescadores artesanales.

Fuentes:

NEUS PALOU. 11/11/2019 10:26. LA VANGUARDIA.

JOAQUIM ELCACHO, 03/09/2019 11:48. LA VANGUARDIA.

TIERRA DE DELFINES.

Publicado en Uncategorized.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.